Probablemente tengas una conexión a Internet en casa, que luego te gustaría aprovechar en otros lugares. Por ejemplo, en mi ciudad natal (Ontinyent), es habitual el tener una casa en el pueblo y otra en el campo (las tradicionales “casetes”).

Hoy en día, con las redes WIFI de larga distancia es posible compartir esta conexión entre ambas localizaciones sin pagar más.

En esta serie de artículos, vamos a conocer cuales son los requisitos previos, cómo validar con herramientas y sobre el terreno si es viable la implantación, qué hardware es necesario, y cómo desplegarlo y configurarlo.

¡Descubre cómo!

Introducción

En este primer capítulo de la serie de posts, sobre cómo desplegar una red WIFI de largo alcance, aprenderás cuáles son los requisitos previos indispensables que debes cumplir para plantearte el comprar el hardware, cómo realizar todos los cálculos necesarios sobre el papel, y cómo realizar una primera comprobación ocular sobre el “campo”.

Requisitos previos

¿Qué es necesario para poder plantearme este despliegue?

  1. Debe existir visión directa entre ambas ubicaciones (desde donde queremos enviar y donde queremos recibir la señal). Si no estás seguro de ello, te recomiendo que al menos revises el apartado “Planificación” de este mismo artículo.
  2. Obviamente, debes disponer de una conexión a Internet en el punto de emisión.

Planificación

En esta primera fase de planificación vamos a utilizar un software que probablemente conozcas, Google Earth, y alguna funcionalidad suya que probablemente no. Si no tienes Google Earth instalado, es un buen momento para hacerlo: https://www.google.es/intl/es/earth/

Conectando los puntos en el mapa

En la barra de opciones de Google Earth, ubicado en la parte superior, hay una función denominada “Add path” (Añadir camino?). Haz click sobre esta opción:

Add path

Se abre una nueva ventana, en la que podemos introducir el nombre del Path. Con la ventana abierta, hacemos click sobre el punto de Origen (donde está la conexión a Internet) y Destino (donde queremos llevar la conexión a Internet) en el mapa, lo cual creará un trazo en línea recta:

Trace path in Google Earth

Este trazo nos dará dos datos importantes que necesitamos conocer:

  1. ¿A qué distancia exacta están los puntos?
  2. ¿Hay visibilidad directa, a nivel topográfico?

Toda esta información la podremos extraer de la utilidad “Elevation Profile”. Para abrirla, solo tendremos que buscar el path en la sección “Places”, ubicado a la izquierda, hacer click derecho sobre nuestro Path y luego elegir la opción “Show elevation profile”:

Open elevation profile

Esta opción abrirá, justo debajo del mapa, la elevación del terreno entre los dos puntos. Si pasamos el ratón por encima, además, nos muestra el punto exacto en el mapa donde se encuentra sobre el terreno:

Elevation profile on map

Aunque no sea una técnica 100% fiable, con cualquier herramienta de dibujo puedes trazar una línea (verde, en este caso) sobre el Elevation Profile, y ver si realmente existe visión directa:

Elevation profile

Del elevation profile, además guardamos los siguiente datos para posteriores cálculos:

Distancia: 5,67 km (Distance)
Elevación: 224 m (Elev Gain/Loss)

Por último, con la herramienta “Ruler” (Regla), calcularemos la orientación que deben tener las antes:

Orientation Haciendo click sobre el punto de Emisión y luego el de recepción, Google Earth nos indica, en el campo “Heading” la orientación respecto al norte que la antena Emisora debe tener (232º). Haciendo el proceso inverso, desde Recepción a Emisión, obtenemos la orientación de la antena de Recepción (52º). Anotamos estos datos:

Orientación antena emisora (respecto al norte magnético): 232º
Orientación antena receptora (respecto al norte magnético): 52º

Últimos cálculos teóricos antes de saltar al campo

Antes de saltar al campo, nos faltaría conocer la inclinación que ambas antenas deben tener (cuánto hacia arriba o hacia abajo deben estar). Resumamos a continuación todos los datos recopilados hasta ahora, y lo que nos falta:

Distancia: 5,68 km
Elevación: 224 m
Orientación antena emisora (respecto al norte magnético): 232º
Orientación antena receptora (respecto al norte magnético): 52º
Inclinación antena emisora:
Inclinación antena receptora:
Longitud del enlace:

Si tomamos como punto de partida una de las imágenes anteriores, y trazamos un triángulo rectángulo, veremos que realmente se trata de un problema de trigonometría muy sencillo, en el que conocemos los dos catetos y queremos conocer los otros dos ángulos:

Trigonometry

Puedes recuperar tus apuntes de primaria para resolver el problema, o utilizar alguna de las muchas calculadoras on-line que puedes encontrar:

analyzemath

angles

Ya tenemos todos los datos:

earth_trigonom_resolved

Distancia: 5670 m
Elevación: 224 m
Orientación antena emisora (respecto al norte magnético): 232º
Orientación antena receptora (respecto al norte magnético): 52º
Inclinación antena emisora (Ángulo A):2,26º
Inclinación antena receptora (Ángulo B): 87,73º
Longitud del enlace (Hipotenusa): 5674 m.

Así que, sobre el papel, esto pinta bien. Vamos a pie de campo para realizar una observación preliminar:

Examinando el terreno

Cámara en mano, vamos a las localizaciones de emisión y recepción:

Vale… detrás de las nubes está nuestro objetivo, pero, al menos, a pie de tejado,  no hay obstáculos visuales, desde el punto de vista del emisor.

Emitter

Sin embargo, en el lado del receptor, parece que tendremos problemas…

Receiver

Aprovechando al máximo el terreno del que disponemos, intentamos buscar un lugar con visión directa sobre el emisor, siempre dentro de nuestra propiedad:

Receiver

Esto pinta mejor… Aunque un poco más de “zoom” no nos vendría mal:

zoom

En muchos foros se suele hablar de utilizar un rifle de caza o prismáticos para realizar la validación visual, e incluso la alineación de las antenas. En nuestro caso, para la validación visual utilizamos un telescopio, buscando puntos de referencia cercanos al emisor.

Y para la alineación utilizaremos el método científico anteriormente descrito 🙂

Todo listo para desplegar

Tras estas comprobaciones, ya estamos listos para comprar y desplegar nuestro hardware.

El único escollo que nos queda es validar si los árboles en el punto de recepción resultarán un problema o no. Pero esto solo lo podremos saber con el hardware ya desplegado.

Nos vemos en el siguiente post.